!….HIPOCRES√ćA – DESVERG√úENZA Y RELIGI√ďN ….!

Que lamentable que hoy comienzo de a√Īo, me tenga que encontrar con esta noticia en un peri√≥dico Venezolano., Uno de los paises mas ignorados por este se√Īor y al que mas ha bendecido por tener un regimen como el que nos ha invadido. Es la viva imagen del titulo de este post.

El papa Francisco pidi√≥ hoy paz, esperanza y concordia en el 2021 para que las sociedades destierren la indiferencia, el ego√≠smo y la cultura del descarte. ‚ÄúLos dolorosos eventos que han marcado el camino de la humanidad el a√Īo pasado, especialmente la pandemia, nos ense√Īan lo necesario que es interesarse por los problemas de los otros y compartir sus preocupaciones‚ÄĚ, dijo Francisco desde la biblioteca del palacio apost√≥lico y momentos antes del rezo del √Āngelus.

Francisco, que no ha presidido las misas de fin de a√Īo y de A√Īo Nuevo en el Vaticano por una ci√°tica, s√≠ ofreci√≥ unas palabras y rez√≥ el √Āngelus con los fieles que le escucharon a trav√©s de internet.

‚ÄúEn el umbral de este comienzo, dirijo a todos mi cordial deseo de un feliz y sereno 2021. Que sea un a√Īo de fraterna solidaridad y de paz para todos; un a√Īo cargado de confiada espera y de esperanzas‚ÄĚ, dijo.

El papa pidió fraternidad en las sociedades para que todas las personas ayuden a los otros, les den palabras de consuelo, ternura y solidaridad si lo necesitan.

‚ÄúLa paz se puede construir si empezamos a estar en paz con nosotros mismos y con quien tenemos cerca, quitando los obst√°culos que nos impiden cuidar de quienes se encuentran en necesidad y en la indigencia. Se trata de desarrollar una mentalidad y una cultura del cuidado, para derrotar la indiferencia, el descarte y la rivalidad, que lamentablemente prevalecen‚ÄĚ, argument√≥.

‚ÄúLa paz no es solo ausencia de guerra, sino vida rica de sentido, configurada y vivida en la realizaci√≥n personal y en el compartir fraterno con los otros. Entonces esa paz tan ansiada y puesta siempre en peligro por la violencia, el ego√≠smo y la maldad, se convierte en posible y realizable‚ÄĚ, a√Īadi√≥.

Finalmente dese√≥ que ‚Äúreine la paz en el coraz√≥n de los hombres y en las familias; en los lugares de trabajo y de ocio; en las comunidades y en las naciones‚ÄĚ.

Tras el rezo del √Āngelus, mand√≥ un mensaje de aliento a la poblaci√≥n de Yemen y de Nigeria para que en esos pa√≠ses reine la concordia.

¬Ľ HAZ LO QUE YO DIGO …. NO LO QUE YO HAGO ¬ę