!. NO HAY MAL QUE DURE CIEN A√ĎOS .!

NI PA√ćS Q’ LO RESISTA ‚Ķ

EFECTO MADURO: Se desploman TODOS los bonos venezolanos …

Oct 3, 2013 – Los bonos de la Rep√ļblica y de Petr√≥leos de Venezuela cayeron ante la desconfianza que reina en los mercados internacionales, debido a la ausencia de medidas econ√≥micas que estabilicen el mercado cambiario., Las firmas internacionales han alertado que aun cuando Venezuela cuenta con activos suficientes para atender sus compromisos de pagos de deuda, la falta de decisiones en pol√≠tica cambiara ‚Äúque est√°n dejando flotar el mercado paralelo a altas cotizaciones‚ÄĚ podr√≠a generar mayores problemas de escasez e inflaci√≥n, lo que incrementa el riesgo pol√≠tico ante el descontento de la poblaci√≥n.

Los bonos marcadores como el Global 2022 bajó 2,02 puntos y cerró en 95,18%, el Global 2025 descendió 3,5 puntos y terminó en 65%. Otro de los papeles que tuvo una fuerte caída fue el Global 2020 que perdió 3,4 puntos y finalizó en 66,1%; mientras que el Global 2027 disminuyó 2,7 puntos y se cotizó en 75,8%. Los títulos de la petrolera también experimentaron descensos: el Pdvsa 2027 bajó 3,9 puntos en una sola jornada y terminó en 51,5%; mientras que el Pdvsa 2022 cayó 2,5 puntos y se cotizó en 92,7%.
Venezuela a las puertas de una MEGA devaluación.
Ante el anuncio del diputado Ricardo Sanguino, Presidente de la Comisi√≥n de Finanzas y Desarrollo de la AN, debe presentar la pr√≥xima semana el proyecto de reforma a la Ley Contra los Il√≠citos Cambiarios para despenalizar la venta de divisas, Jos√© Guerra, Coordinador del √Ārea Econ√≥mica de la Mesa de la Unidad Democr√°tica (MUD), sostiene que el pa√≠s queda lamentablemente a las puertas de dos devaluaciones: la que surja del nuevo esquema permuta y la que inevitablemente se producir√° a finales de diciembre o principios de enero y que ubicar√≠a al d√≥lar oficial en una tasa de entre 10 y 12 bol√≠vares.,¬†‚ÄúHaga lo que haga el gobierno, no podr√° evitar la devaluaci√≥n. La t√≥nica y el efecto m√°s importante de cualquier medida que adopte el gobierno es la devaluaci√≥n y su consiguiente impacto inflacionario‚ÄĚ, agreg√≥ Guerra.
Y frente a las posibilidades de que la flexibilizaci√≥n en la venta de la divisa norteamericana impacte positivamente en la reaparici√≥n de productos escasos o fuera de mercado y en la producci√≥n, Guerra considera que la √ļnica manera de que eso ocurra es que el gobierno nacional se decida realmente a ofertar d√≥lares suficientes para que baje la tasa negra y entonces, eventualmente, pueda desaparecer el mercado paralelo.
Asimismo advierte, que si el gobierno cayera en la tentaci√≥n de mantener alguna restricci√≥n, el d√≥lar negro va a permanecer ‚Äú y tendr√≠amos entonces un esquema altamente complejo que incluir√≠a: el precio del d√≥lar (Bs. 6,30 ) nuevo, salido de la permuta m√°s el d√≥lar negro que se mantendr√≠a aproximadamente en los niveles en que hoy lo conocemos‚ÄĚ.
Es obvio, para el vocero de la Unidad Democr√°tica, que la entrada en vigencia de un nuevo esquema flexibilizador cambiar√° las expectativas inflacionarias que se mover√°n alrededor de un 48 % y hasta un 50 %.
‚ÄúCon una devaluaci√≥n de 50% o m√°s en el a√Īo, que es casi seguro, no vamos a tener respiro inflacionario, estamos montados es una espiral inflacionaria de la cual no va a ser f√°cil bajarse‚ÄĚ, afirma.
El economista Guerra observa una falta de liderazgo en el gabinete econ√≥mico, no hay conducci√≥n para todos los fines pr√°cticos, mientras problemas de todo tipo agobian al venezolano: una inflaci√≥n galopante diluye los salarios de los trabajadores, a lo que se agrega una escasez pronunciada de bienes, que seg√ļn el BCV alcanza al 20%.
A su juicio, es tal el desconcierto en las filas del gabinete que todas las medidas que se anuncian agravar√°n la crisis de reservas internacionales, tales como aquellas de levantar las restricciones que el mismo gobierno impuso hace varios a√Īos para evitar que las importaciones aumentaran.,¬†Todas esas acciones, seg√ļn Guerra, implican mayores erogaciones de divisas hoy escasas sin que aumente la generaci√≥n de moneda extranjera.
‚ÄúEn tanto que el desabastecimiento no cede, la respuesta del Ejecutivo a esta situaci√≥n ha sido acusar a los sectores empresariales de estar forjando una guerra econ√≥mica y ha optado por la v√≠a m√°s f√°cil y m√°s costosa: la importaci√≥n de cientos de toneladas de alimentos desde Colombia, pagaderas con bonos, en vista de que las reservas l√≠quidas del BCV est√°n menguadas‚ÄĚ, concluy√≥ Jos√© Guerra.
fuente: RSS.