!. TREMENDO DESCUBRIMIENTO .!

EL ROBO DEL SIGLO: Desaparecen $860 millones del SICAD …

Oct 2, 2013El destino de unos 860 millones de d√≥lares que el Gobierno de Venezuela subast√≥ en los √ļltimos seis meses en un intento por aliviar la sed de divisas del sector privado es una inc√≥gnita para muchos industriales, que aseguran estar con la soga al cuello porque no pueden importar materias primas.,¬†Representantes de nueve grupos y asociaciones empresariales consultados dijeron que apenas un pu√Īado de sus afiliados accedi√≥ a esos d√≥lares vendidos por el Banco Central a precios preferenciales a trav√©s de un nuevo mecanismo de subastas, el Sicad.¬†

Y quienes lo hicieron, no siempre obtuvieron la cantidad solicitada.,¬†‚ÄúLa subasta fue un desastre para nosotros‚ÄĚ, dijo Frisned Pi√Īate, presidenta de la principal c√°mara de importadores de autopartes Canidra, apenas nueve de sus 250 afiliados reportaron haber recibido d√≥lares en la puja,¬†‚ÄúEsto no es una subasta, es una rifa‚ÄĚ, se quej√≥. ‚ÄúNi siquiera se adjudica al mejor postor‚ÄĚ.
El misterio sobre los 860 millones de dólares avivó la desconfianza entre el gobierno socialista de Nicolás Maduro y el sector privado, además, ilustra los desafíos que enfrenta el control de cambios impuesto hace una década por el fallecido Hugo Chávez para prevenir la fuga de capitales y apaciguar la inflación.
Como la industria depende de los dólares para adquirir materias primas, los controles de divisas acentuaron el desabastecimiento en un país que importa hasta el papel higiénico. 
También hicieron surgir negocios turbios: los dólares baratos asignados por el Gobierno son a menudo revendidos en el mercado paralelo con ganancias de más de un 500%., Desde su creación en marzo, para financiar al menos un 10 por ciento de las importaciones del país y garantizar el suministro de alimentos y otros productos básicos, el Sicad fue visto con escepticismo por los empresarios, que lo califican de poco transparente.

Otro fracaso de Maduro: SICAD ser√° eliminado.

El Gabinete Econ√≥mico eval√ļa la eliminaci√≥n del Sistema Complementario de Divisas, en vista de que no cumpli√≥ el objetivo principal que era disminuir la brecha entre el d√≥lar oficial y el paralelo; as√≠ como proveer de divisas a parte del sector privado, se√Īal√≥ una fuente extraoficial. Parte de los argumentos expuestos por un sector del Gabinete Econ√≥mico es que las divisas aprobadas a trav√©s del sistema resultan insuficientes para competir con el mercado no oficial, aunado con la cantidad de irregularidades que se presentaron como los viajeros ficticios o las empresas de malet√≠n., Otro sector del gabinete opina que no se puede seguir otorgando divisas a los empresarios a una cotizaci√≥n tan barata, pues se trata de un subsidio que consume las reservas internacionales. Proponen que el problema de la escasez sea atendido con el aumento de las importaciones p√ļblicas.

La propuesta de abrir un mercado secundario no ha avanzado, por la negativa del gabinete de flexibilizar el tipo de cambio y ante el temor de perder el control de las divisas. El ala pragmática ha tratado de hacer entender que si no se toman medidas concretas, que resulten en cambios efectivos para la economía, la inflación y la escasez no podrán resolverse. Tampoco será posible enviar un mensaje positivo a los inversionistas en el exterior.

La preocupaci√≥n surge de la necesidad de hacer nuevas emisiones de bonos denominados y pagaderos en d√≥lares para obtener una nueva entrada de divisas.¬†La posibilidad luce lejana ante la fuerte ca√≠da que han presentado los bonos de la Rep√ļblica y de Pdvsa, por la percepci√≥n negativa que ha proyectado el pa√≠s debido a la inacci√≥n del Gobierno en materia de pol√≠tica econ√≥mica, agreg√≥ la fuente.

Ayer el Pdvsa 2017 cerró en 76,7% y perdió 1,60 puntos; mientras que el Pdvsa 2021 fue el título de la petrolera que más descendió y terminó en 77,5%: perdió 1,90 puntos. El Global 2019 concluyó en 78,7%, lo que significó una caída de 2,17 puntos. El Global 2020 bajó 1,89 puntos y cerró en 68,2%.
Una fuente financiera dijo que el aumento del riesgo político conduce a que los inversionistas deseen deshacerse de los bonos venezolanos para no afrontar mayores pérdidas.