!. Ucrania: la versión sobre la guerra .!

que Occidente no quiere aceptar …

«Ucrania y sus aliados, incluido Londres, han amenazado a Rusia durante los últimos 1.000 años con trasladar a la OTAN a nuestras fronteras, con cancelar nuestra cultura; nos han acosado durante muchos, muchos años».

«Por supuesto que los planes de la OTAN para Ucrania son una amenaza directa para los ciudadanos rusos».

Para los oídos europeos y occidentales estos pronunciamientos suenan casi ininteligibles, llegando incluso a parecer un flagrante desprecio por la evidencia cuidadosamente documentada sobre lo que ocurre., Entonces, ¿por qué tantos países permanecen indecisos sobre la invasión de Rusia?

No hay una razón única. Cada país puede tener sus propios motivos particulares para no querer condenar públicamente a Rusia o distanciarse del presidente Putin.

China y Rusia., comparten un desprecio común -que raya en la enemistad- por la OTAN, Occidente y sus valores democráticos. La visión del mundo de sus respectivos gobiernos se filtra hacia las poblaciones de ambos países con el resultado de que, en su mayor parte, simplemente no comparten el profundo rechazo de Occidente hacia la invasión de Rusia y los supuestos crímenes de guerra que ha cometido en Ucrania.

India y Pakistán tienen sus propias razones; India obtiene gran parte de sus armas de Moscú y, tras su reciente enfrentamiento con China en el Himalaya, apuesta a que algún día necesitará a Rusia como aliado y protector., Pakistán también recibe armas de Rusia y necesita la bendición de Moscú para ayudar a asegurar las rutas comerciales hacia el interior del norte de Asia Central.

Luego está la acusación, compartida por muchos, especialmente en los países de mayoría musulmana, de que Occidente -dirigido por su nación más poderosa, Estados Unidos- es culpable de hipocresía y doble rasero., En 2003, EE.UU. y Reino Unido optaron por pasar por alto a la ONU y a gran parte de la opinión mundial al invadir Irak por motivos falsos., Washington y Londres también han sido acusados de ayudar a prolongar la guerra civil en Yemen.

Para muchos estados de África hay otras razones, incluso más históricas, en juego. En la época soviética, Moscú inundó de armas ese continente mientras buscaba confrontar la influencia estadounidense y occidental desde el Sahara hasta Ciudad del Cabo., En algunos lugares, la colonización de Europa occidental en los siglos XIX y XX dejó un legado de resentimiento duradero hacia Occidente que persiste incluso hoy. Francia, que envió tropas a Malí en 2013 para evitar que Al Qaeda tomara el control de todo el país, no es popular en su antigua colonia; No sorprende que Siria, junto con Corea del Norte, Bielorrusia y Eritrea, haya respaldado la invasión de Rusia,

incluso aliados occidentales de vieja data, como Arabia Saudita o Emiratos Árabes Unidos (UAE, por sus siglas en inglés) han permanecido relativamente silenciosos en sus críticas a Moscú., Pero lo que todo esto sí significa es que, por múltiples razones, Occidente no puede asumir que el resto del mundo comparte su visión de Putin, ni de las sanciones, ni de la voluntad de Occidente de confrontar abiertamente la invasión de Rusia con suministros cada vez más letales de armamento para Ucrania.

fuente: Yahoo/BBC,